Davico: “Nuestros hijos van a pagar las consecuencias, tenemos que cambiar”

Salvar al planeta, una tarea de todas y todos. Christian Davico es educador ambientalista y realiza trabajos para Nat Geo. Su tarea es despertar conciencia para preservar la biodiversidad. Trabaja en varios proyectos y lo que más le preocupa es qué hacer con el plástico

Christian Davico recibió hace unas semanas una credencial de Nacional Geographic (Nat Geo) que lo distingue como un educador ambientalista y lo habilita y respalda en su accionar educativo como los seminarios que dicta, las charlas que brinda en establecimientos escolares de forma gratuita para que tomemos conciencia de lo que le espera al planeta (y lo que nos espera) si no tomamos recaudos en lo que hacemos como especie.
Estuvo en Radio Rojas donde contó acerca de la tarea que viene realizando, además de ser investigador. Es antropólogo y su misión es despertar conciencia para cuidar nuestro hogar, dejando de hacer lo que venimos haciendo desde hace unos cincuenta años, aproximadamente.
“Hay que llevar a cabo proyectos y acciones contra la polución que hay, ya sea con el plástico, que es algo muy difícil porque está en el agua y lo que está ahí lamentablemente lo tendremos durante 500 años más, y hay un montón de cosas más que tiene que ver con los químicos, con los metales pesados” y agregó “fue así cómo presenté un proyecto para purificar las colillas de cigarrillo, que hice luego de probar durante mucho tiempo, se hizo a través de una escuela y el proyecto se llevó a cabo quedando como ejemplo en Nacional Geographic, que se tomó en varios países y por ese motivo se lleva a cabo en varias escuelas en el exterior”.
“En la Argentina lo que se hace es acopio de colillas y la idea es extraer los metales pesados que tienen para darle una utilidad a esos metales como a lo que queda de la colilla del cigarrillo”, dice Davico y explica los métodos “se extraen los metales a través de la evaporación de alcoholes, mediante procesos de hervor y con lo que queda se hace un anticorrosivo para acero muy efectivo, pero se necesita cantidades para hacerlo en forma industrial, con lo cual en Rojas se podrían hacer cientos de litros por día y con la colilla se pueden hacer las hebras para las impresiones 3D, se pueden fundir para hacer ceniceros, posavasos, ladrillos que utilizan menos energía para su cocción”.
Consultado sobre el objetivo que persigue desde este accionar, el paleontólogo indicó “los adultos nos dimos cuentas que las cosas venían mal y que nuestros hijos van a pagar las consecuencias de lo que hicimos nosotros y lo que hicieron nuestros padres, hay que darse cuenta que los problemas que venimos teniendo van a ser cada vez peores y a una o dos décadas nada más, la idea es tratar de abrirle los ojos a la gente y que se tome conciencia que tenemos que cambiar y de una forma agresiva”.
Cuando se le preguntó cómo ve a Rojas, al país y al planeta en general sobre los cambios que hay que realizar, Davico respondió “hay cambios pero son demasiado chicos, en Rojas hay problemas con el agua y los pesticidas, me acuerdo que hace unos años había encontrado animales e insectos que no hay en otra parte de la Provincia, es increíble la fauna que había acá, pero lamentablemente después de las inundaciones los pesticidas que se echan en los campos estuvieron mucho tiempo en la superficie y eso hizo que se extinguiera casi el 70% de los insectos, los arácnidos y ni hablar de los reptiles como culebras y lagartos overos” y siguió ejemplificando “en Rojas hay 7 especies de halcones y se va notando el desequilibrio que generamos, cada vez hay más mosquitos porque eliminamos a la fauna benéfica como las serpientes que son las depredadoras de los roedores que van a las casas y llevan todo tipo de enfermedades”.
“La fauna se termina desplazando porque depredamos el ambiente, talamos los montes y bosques, entonces los animales se van a las ciudades, encima matamos a las serpientes porque nos asustan y hay que decir que en la provincia de Buenos Aires no hay serpientes venenosas que sean letales para el ser humano, entonces por qué las matamos”, se pregunta Davico.

La historia de Rojas a través de los fósiles
Su otra pasión es la paleontología, está especializado en dinosaurios pterópodos, rubro muy diferente a la megafauna que tuvo lugar hace miles de años en nuestra zona. “Estoy trabajando hace unos cinco años con el apoyo y respaldo del CREPAP” que es el Centro de Registro del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico perteneciente a la Dirección Provincial de Museos y Preservación Patrimonial del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Desde su ámbito promueve la protección, conservación y registro del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico de la Provincia de Buenos Aires.
La meta es generar conciencia en la población de la Provincia sobre la importancia que merecen la protección y el adecuado manejo del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico, para incorporarlo como fuente de información del pasado regional y como parte de su identidad, considerando a la Ley Nacional Nº 25.743/03 como base legal y marco de referencia.
“La Cuenca del Salado es muy rica en cuanto a los fósiles, en Junín hicieron un museo con el mismo material que hay acá pero no se le da la importancia que corresponde, ya que son nuestros ancestros y a través de ellos se puede conocer cómo era el lugar, cómo vivían, por qué vinieron a esta zona, es muy rica la historia en ese sentido”, aseguró Davico.