Alberto F. le prende velas a la soja: marcó otro máximo y proyectan que la tendencia continuará

El precio de la soja aumentó por sexta jornada consecutiva y registró el nivel más alto en los últimos siete años. El motivo es la presión de la demanda a nivel internacional por conseguir materias primas, específicamente las compras de China a Estados Unidos.

Es, sin duda, una buena noticia que consolida el ingreso de divisas de la Argentina porque además proyectan que en 2021 continuará esta tendencia alcista.

La tonelada llegó a comercializarse a US$540,86 en el mercado de referencia de Chicago, una cifra a niveles de mayo de 2014, lo que significa un alza superior al 50% desde principios del año pasado. Al cierre de los negocios, el precio se ubicó en torno a los US$535 por tonelada.

Emilce Terré, jefa de Informaciones y Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), detalló que «después de dos años en los que sufrió mucho el comercio exterior entre China y Estados Unidos por las tensiones políticas, esta suba se explica por la recomposición del flujo de comercio. La demanda de China es muy grande y provoca altos niveles de ventas».

De esta manera, se espera que Estados Unidos termine su campaña con stocks muy ajustados. El último informe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) adelantó que el 98% del saldo exportable del poroto de soja ya está comprometido.

China importó casi 8 millones de toneladas de la oleaginosa de Estados Unidos, y aumentó un 32% sus compras en relación a marzo de 2020.

Terré señaló además que hay un aumento de la demanda de aceites vegetales que presiona sobre los precios. Así, el valor de las exportaciones de harina y pellets prácticamente se duplicó respecto al trimestre de 2020, mientras que el de aceite creció un 134%. Por otro lado, los envíos externos de biodiésel aumentaron su valor en un 57%.

Por el viento de cola externo favorable, en el primer trimestre el valor de las exportaciones de soja alcanzó un récord histórico de US$5025 millones. Es el doble de lo que el complejo sojero había exportado en el primer trimestre de 2020.

La evolución de los precios internacionales suele ser una importante referencia para los productores nacionales, pero el poroto de soja en el mercado local cotizó en promedio US$ 331 la tonelada o $30.690 al tipo de cambio que reciben del banco Nación.

Actualmente, según el último dato disponible del 15 de abril, en Argentina se lleva cosechado el 14% de la superficie total, una cifra muy baja en comparación a años anteriores por que las lluvias frenaron el proceso. Abril y mayo son los meses en los que más se cosecha el poroto y, más allá de las condiciones internacionales el aumento de la oferta tiende a amesetar los precios.

Sólo por exportaciones de soja se espera que el Estado nacional recaude US$8500 millones, el mayor ingreso desde 2013, de acuerdo a las proyecciones de la BCR.

«El resultado para el país es muy interesante, sobre todo con las cuentas externas deterioradas porque las ventas al exterior de otros sectores están todavía muy golpeadas», apuntó Terré.

En lo que respecta al maíz, también por una relación estrecha entre la oferta y la demanda, la cotización se ubicó en su valor más alto en casi ocho años. La última jornada, el maíz avanzó una 2,45%, lo que significa 5,71 dólares y se ubicó en US$238,77 la tonelada.