Nacional y popular: solo funcionarios públicos podrán comprar autos de alta gama a dólar oficial

Hace una semana, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) anunció que, ante la falta dólares en las reservas nacionales, se reducirá el mínimo imponible de los vehículos que se pueden importar al país accediendo al «dólar oficial». De este modo, cualquier argentino que pretenda acceder a autos cuyo valor de venta al público supere los US$ 60 mil deberán financiarlo al valor “blue” de la moneda extranjera . Sin embargo, el nuevo cepo no es para todos y los únicos que sí podrán comprar autos de alta gama al valor oficial del dólar son los funcionarios estatales.

El año pasado, el BCRA dispuso un tope en la venta de dólares a los importadores de autos de lujo: en ese momento, si se quería acceder a un vehículo con un Valor FOB (precio que no contempla impuestos y fletes) superior a los 35 mil dólares tenían que buscar financiamiento en el mercado paralelo.

Ahora, ese piso se redujo a 25 mil, es decir, que alcanza a coches y motos que en una agencia tiene un valor mínimo de entre 60 y 70 mil dólares.  Desde el Gobierno argumentaron que con esto pretendían cuidar los dólares de la Reserva que hoy se cuentan como gotas de agua en el desierto.

Sin embargo, el comunicado “A” 7433 que establece la restricción aclara que esta medida no afectará a funcionarios públicos por lo que podrán seguir comprando autos de lujos a la moneda oficial. Es decir, pagando más de un 50% menos que el resto de los ciudadanos que pretendan acceder al mismo vehículo.

 “El requisito precedente no será de aplicación cuando se trate de un pago por: i) el sector público, ii) todas las organizaciones empresariales, cualquiera sea su forma societaria, en donde el Estado Nacional tenga participación mayoritaria en el capital o en la formación de las decisiones societarias, iii) los fideicomisos constituidos con aportes del sector público nacional, iv) las entidades financieras por importaciones propias de servicios que realice la misma entidad, o v) las entidades para la cancelación de cartas de crédito o letras avaladas emitidas u otorgadas hasta el 6.1.22 inclusive”, detalla el documento oficial de la entidad bancaria.

De esta manera, el Gobierno nacional da un nuevo paso en falso con una decisión que beneficia a una “casta” que el Banco Central definió en su documento oficial como «el sector público». Mientras tanto, los importadores afectados por la medida advierten por el impacto que generará esta decisión en el mercado local.

¿Cómo afecta al consumidor?

“Hay menos oferta”, expresó Hugo Belcastro, presidente de la Cámara de importadores y exportadores oficiales de automotores, en declaraciones a LN+. Si bien, no necesariamente faltan autos pero tampoco sobran como pudo haber sido en otro momento. “Actualmente quien sale a comprarse un auto, lo consigue. No conseguirá probablemente el color o algunos detalles que sí hubiera conseguido cuando había sobre oferta”, agregó.

 Sin embargo, teniendo en cuenta la ley de la economía cuando hay menor oferta y mayor demanda, el precio de los bienes sube. “No hay sobre oferta sino que hay una oferta cortita”, remarcó. El problema no es solo ese, también impacta en la llegada de las piezas para los ensamblados que son de importación porque “los dólares no están”. De esa manera, la falta de divisas no solo es para autos de lujo, sino también para los de media y para las autopartes que los componen.

PorEl Intransigente